Lo mejor de la Mercedes Benz Fashion Week

Hoy hacemos un repaso por algunos de los desfiles de lo que ha sido la Mercedes Benz Fashion Week 2017, con todas las tendencias para el otoño e invierno de este año. Vogue tiene una magnífica sección en la que recoge todas las pasarelas y cada uno de los desfiles por diseñador, haciendo click aquí podéis ver todo más en detalle.

¡Empezamos!

Custo Barcelona explotó al máximo los tonos metalizados y los estampados étnicos y geométricos. Volantes, aberturas, cortes asimétricos, prendas oversize y un toque futurista para darle individualidad a cada prenda.

Juana Martín mostró mucho volante, encajes, vinilos, transparencias, y el clásico blanco y negro.

Marcos Luengo fue pura elegancia, con mucha pluma y terciopelo en prendas con volumen en tonos rojo-fresa, petróleo, sepia-violeta y mostaza.

Teresa Helbig presentó una colección que defiende el orgullo de ser mujer, una mujer polifacética y chic. Combina tejidos clásicos como el tartán, otomán, el terciopelo o el encaje, y colores azul marino, jaquard, verde, rojo o rosa.

Ana Locking utiliza la moda como reflejo de la sociedad, una sociedad que quiere ser libre e igualitaria. Aparece mucho el estilo garçon, lo militar, labios negros, volantes, mangas jamón, aberturas imposibles, tejidos fragmentados… Un reflejo de una actitud de rebelión, de lucha, que podemos ver en su camiseta ‘All power to the dreamers’, que prevemos que tendrá tanto éxito como la camiseta feminista de Dior.

En el desfile de Francis Montesinos hubo exhuberancia y naturaleza, basado en la estancia del diseñador en Asturias. Estampados florales, punto, cazadoras de pelo, cocodrilo, impermeables, y un final con homenaje a Bimba Bosé con una novia vestida de negro.

Andrés Sardá nos traslada a la Revolución Francesa del s.XVIII hablando de la mujer, de una mujer libertadora y fuerte. Plasma primero al pueblo llano con prendas rústicas y sencillez en los materiales; y después a la mujer de alta cuna con encajes, polipiel, terciopelo y mucho volumen con faldas de tull. Cerró el desfile Victoria Abril al más puro estilo Maria Antonieta.

Devota&Lomba presentó mucha asimetría y formas geométricas, un estilo burgués bohemio con lana, mangas jamón, estampado inglés y trajes fluidos, estilo militar y oversize.

Y para acabar, llegó la fiesta de la mano de Ágatha Ruiz de la Prada, con diseños elegantes pero sobre todo optimista y con muchas ganas de celebrar la vida y todo lo que venga. Si el abrigo corazón de Yves Saint Laurent conquistó a todas las celebs, seguro que alguno de los diseños de Ruiz de la Prada triunfará también.

¿Con qué os quedáis?