¡Nuestro maquillaje puede durar toda la noche! Sigue estas pautas

Sabemos que a todas nos encanta estar perfectas en todo momento, sobre todo cuando salimos, pero con este calor muchas veces resulta complicado. En el caso de la ropa debemos elegir aquellas prendas más frescas y cómodas, pero ¿qué hacemos con el maquillaje? A continuación os damos unas pautas que os van a permitir estar radiantes durante una larga jornada de verano o una noche de las que duran hasta el día siguiente. ¡Seguid leyendo!

En primer lugar, como bien habremos oído millones de veces, debemos asegurarnos de que nuestro rostro esté completamente limpio y seco. Es la mejor forma para conservar nuestro maquillaje durante horas.

Justo después de esto, y de habernos hidratado bien la piel, debemos empezar a aplicar la pre-base. Esta nos ayudará a borrar imperfecciones, a sellar los poros y a crear una textura aterciopelada y matificada sobre la que aplicaremos los siguientes productos.

Una vez preparada nuestra piel, debemos elegir entre varias posibilidades. Si estamos bronceadas, que es lo más probable en esta época, lo ideal es utilizar simplemente polvos de sol para aportar naturalidad a nuestro maquillaje. En este caso debemos utilizar una brocha gorda o ancha para que nos resulte más fácil esparcir el producto en rostro, cuello y escote. Recordad aplicar solamente la cantidad necesaria para aportar luminosidad y naturalidad, sino creará el tan poco deseado efecto máscara.

Otra opción es la de las cremas hidratantes con color, las famosas BB Cream. Estas son más ligeras y por lo tanto más fáciles de aplicar que las bases de maquillaje. Además, cubren las imperfecciones de la piel, se adaptan muy bien a nuestro tono y aportan el toque natural que siempre buscamos. En este punto, al igual que con la base de maquillaje, conviene buscar aquellas que estén libres de aceites para evitar en todo momento los brillos que tan poco nos gustan y que con el calor se intensifican.

Si en vez de estas dos opciones preferimos aplicar nuestra base de maquillaje, lo mejor será mezclarla con una pequeña parte de crema hidratante. De este modo nos resultará más fácil extenderla y además conseguiremos que dure más sin que se cuartee. Una vez hayamos terminado con la base, deberemos matizar y fijar el maquillaje con los polvos sueltos translúcidos.

Finalmente, tanto para los ojos como para los labios, la mejor opción son los productos waterproof. Resistirán mejor a la humedad y el calor.

Y es en este momento es donde podemos probar los truquitos caseros que tanto funcionan…

Si envolvemos un cubito de hielo con papel de cocina y nos lo pasamos por el rostro, sin arrastrar para no quitar el maquillaje, conseguiremos eliminar totalmente los brillos y además el resultado será un maquillaje más difuminado ya que el exceso de producto se quedará en el papel.

Otra de las cosas que podemos hacer es aplicar un fijador de maquillaje para asegurarnos de que dure intacto lo máximo posible. Se trata de un producto similar a la laca pero es específico para aplicarlo en nuestro rostro.

Y para esos momentos en que el calor aprieta, podemos pulverizar agua termal sobre la cara. Además de refrescarnos, si quitamos el exceso de líquido con un papel seco sin arrastrar, ayudaremos a fijar aún más el maquillaje y al mismo tiempo nos estaremos deshaciendo de los brillos que suelen aparecer en estos casos.

Así que ya sabéis chicas, haciendo las cosas de un modo diferente podemos estar perfectas hasta con el calor del verano. Se trata simplemente de elegir productos libres de aceites, aplicarlos debidamente y mantener el maquillaje con estos sencillos trucos.