Ordena tu casa y ordenarás tu mente

A todas nos ha pasado alguna vez, tenemos en mente un montón de cosas que podríamos hacer para mejorar ciertos aspectos de nuestra vida pero nunca sabemos por dónde empezar y por lo tanto terminamos abandonando esas ideas. Lo mismo pasa con ciertos rincones, cajones o armarios de nuestra casa, sabemos que deberíamos arreglarlos y tirar un montón de objetos que simplemente ocupan espacio pero nunca encontramos el momento ni el modo de hacerlo. Pero tranquilas, siguiendo estas sencillas pautas conseguiréis afrontar situaciones como esta y mantener vuestro hogar y vuestra mente ordenada.

Últimamente han surgido varios profesionales de la organización que al plasmar sus técnicas e ideas en libros y blogs han conseguido un sinfín de seguidores que corroboran la eficacia y la relación entre el orden del hogar y el de la mente. Aunque son varios y en ocasiones discrepan con las técnicas, podríamos resumir de este modo las claves:

  1. Si, tienes tiempo

Hay que hacerse un hueco para ordenar de una vez. De nada sirve hacer un poco cada día, el desorden va creciendo y de este modo solo solucionamos el problema sutilmente. Propóntelo y dedica un día entero si hace falta a ordenar tu casa, así conseguirás empezar y terminar con este problema. Y para mantenerlo, cambia tus hábitos diarios para que incluyan el orden. Por ejemplo, si te acostumbras a hacer la cama y después posar sobre ella las prendas que te vas a poner, para ver cómo queda la combinación, y posteriormente te vistes, ya nunca podrás hacerlo de otro modo ¡y tu cama siempre estará hecha!

  1. Ordena por categoría, no por ubicación y deshazte de aquello que no te haga feliz

Empezar a ordenar primero una habitación y posteriormente otra, no es buena idea. Somos más eficientes si ordenamos primero la ropa, después los objetos necesarios para trabajar…y finalmente aquello que tiene un valor sentimental, puesto que es de eso de lo que más nos cuesta desprendernos. Y a la hora de guardar, asegúrate de que sólo te quedas con aquello que te produce felicidad, piensa que guardar cosas que te hacen sentir triste solamente te puede aportar recuerdos y pensamientos negativos.

  1. No todo depende del número de cajas que uses

Tendemos a pensar que cuantas más cajas usemos más clasificado y ordenado estará todo, pero realmente no es así. Es preferible reciclar las cajas de zapatos que ya no usamos y en ellas guardar nuestras prendas dobladas de modo que ocupen poco lugar. En cuanto a los objetos, lo mejor es usar bandejas o bols poco profundos porque de ese modo nos obligaremos a seleccionar qué queremos de verdad, el resto nos molestará a la vista.

Foto: Natsuno Ichigo

Foto: Natsuno Ichigo

[youtube]https://youtu.be/tglp9eWQEhY[/youtube]

  1. Sitúa aquello que te guste a la vista

Si tu hobby es el deporte o la música, sitúa los objetos que necesites para ello al medio de la habitación. Se trata de que veas y puedas acceder fácilmente a aquello que te gusta y te hace feliz.

Foto: Apartment Therapy

Foto: Apartment Therapy

Ordenar tu casa es mucho más fácil de lo que crees y si consigues hacerlo, conseguirás también ordenar tu mente. ¿Preparada para ello?