Entradas

,

Así se viste en cada evento

Ahora que junto con el buen tiempo se acercan eventos de todo tipo, debemos tener claro qué ponernos en cada uno de ellos, y eso, aunque parezca fácil, no lo es tanto ya que no solo debemos tener en cuenta la moda sino también el protocolo básico. Pero tranquilas, aquí os dejamos una guía rápida para estar perfectas en cada ocasión.

En primer lugar debemos tener claro que vestir adecuadamente no está reñido ni con la comodidad ni con el estilo, se trata simplemente de adaptar nuestro look al momento, al tipo de evento y a la época en la que este se celebre, pero siempre destacando nuestra personalidad y atendiendo a aquello que nos haga sentir cómodas, ya que eso nos aportará la verdadera elegancia.

Básicamente podemos diferenciar la vestimenta según cuándo se celebre el evento:

Si el evento es de día…

Podemos optar por un vestido de cóctel o un conjunto de dos piezas, siempre teniendo en cuenta que el largo máximo de la falda sea de apenas unos centímetros por debajo de la rodilla. Es muy recomendable llevar siempre medias ya que aporta un mejor acabado al look…¡y un mejor colorcito de piel!

En cuanto a los zapatos, deben ser de tacón medio o alto, conseguirán estilizar nuestras piernas y harán que resalte el vestido que hayamos elegido. Y hablando de este tema, no sigáis preocupándoos por combinarlos con el bolso, sabemos que esa moda ha estado muy arraigada pero por suerte ahora tenemos más libertad a la hora de elegir el complemento. Lo mejor que podemos hacer es buscar un clutch o una cartera de fiesta que resalte algún color o detalle del vestido o del conjunto que vayamos a ponernos. ¡Os encantará!

Si el acontecimiento lo requiere, podemos optar también por un sombrero o un tocado que haga conjunto con la ropa. Nos aportará mucho estilo aunque debemos saber que a lo largo del evento, en ningún momento nos lo podemos quitar, se considera una parte de la vestimenta, no un complemento.

El maquillaje no solo es importante, sino que es prácticamente obligatorio. No por ello debemos llevar capas y capas de base y polvos, un maquillaje de día debe ser discreto y poco intenso, pero aún así debe resaltar correctamente la forma de la cara y de los ojos.

Y finalmente, ya sabéis que los detalles son los que marcan la diferencia, por eso también queremos que prestéis atención al perfume que uséis. Para los eventos de día se aconsejan fragancias más frescas y suaves. ¡No paséis por alto este punto!

mujer hoy

Foto: Mujer Hoy

Louver Marbella

Foto: Louver Marbella

Si el evento es de noche…

Un vestido largo será lo más apropiado, aunque también se aceptan conjuntos de dos piezas con faldas largas, y no olvidéis poneros medias. Los zapatos, aunque no se vean, también deberán ser de tacón alto y al igual que por el día, tampoco tienen por qué combinar con el bolso. Este complemento debe ser más pequeño, un clutch es la elección ideal, y debe resaltar alguno de los detalles del vestido.

Es aconsejable llevar joyas, pocas pero de calidad. En este punto recobra importancia la famosa expresión “menos es más”. Y algo muy importante, no debemos llevar reloj de pulsera a no ser que sea una joya.

Para estos eventos también está permitido llevar  tocados o sombreros, estos últimos en caso de que no hayamos optado por un vestido largo, aunque siempre teniendo en cuenta que deben ser mucho más pequeños que los de eventos de día, sino estaremos exagerando el look y desapareceremos entre él.

En cuanto al maquillaje, en este caso también es obligatorio y debe ser un poco más intenso. Los ojos y las facciones de la cara deberán remarcarse más, por supuesto siempre de un modo elegante, no sirve de nada subir el tono del maquillaje ya que lo único que podrá ocurrir es que creemos ese indeseado efecto careta.

Y por último, el perfume deberá tener un aroma más intenso, pero controlad siempre la cantidad que os pongáis, sino puede resultar desagradable para los demás invitados.

Pronovias

Foto: Pronovias

Pronovias2

Foto: Pronovias

En resumen, según vaya anocheciendo la longitud de las faldas va aumentando, los bolsos, sombreros y tocados van disminuyendo y el maquillaje y el perfume se van intensificando. Fácil, ¿verdad?

, ,

Bolsos de fiesta. Cómo cogerlos y dónde ponerlos

Seguro que tenéis muy pronto algún evento al que hay que asistir elegante y con estilo. Esto solamente significa una cosa…¡hay que llevar bolso de fiesta! Para algunas esto es un sueño hecho realidad, pero para otras es todo un reto, tanto elegirlos como usarlos, y al llegar a la mesa ¿dónde lo ponemos? Tranquilas, hoy haremos que eso cambie….¡Seguid leyendo!

En primer lugar debemos saber que aunque sean de mano, no todos los bolsos de fiesta son iguales. Existen diferentes tipos y cada uno se lleva de un modo.

Empezaremos por los clutch, bolsos de mano pequeños sin asas. Este tipo de bolsos suelen tener bastantes detalles en la parte frontal y hasta incluso en la boquilla, es por eso que se aconseja sujetarlos por la parte de arriba o por una esquina, de modo que no lo tapemos con la mano. También se pueden coger por abajo, siempre y cuando los detalles estén en la parte de arriba del bolso. Aunque se diga que no poseen asas, realmente la gran mayoría tienen unas cadenitas o asas bandoleras y de hombro opcionales para esos momentos en los que necesitamos tener las manos libres.

Captura de pantalla 2015-04-01 a las 13.58.25

Otros que suelen utilizarse mucho por su belleza y especial poder de convertir en muy elegantes los looks son los minaudières, o los llamados bolsos joya. Estos son rígidos, más pequeños que los clutch y con una gran variedad de detalles, la mayoría de las veces cristalitos y brillantes. Hay que cogerlos igual que los anteriores, según donde esté la mayoría de los detalles conviene sujetarlos por arriba, por una esquina o por debajo. Además, también llevan cadenas opcionales, pero en este caso solamente cortas.

Captura de pantalla 2015-04-01 a las 13.57.18

Las carteras por su parte son más grandes pero al mismo tiempo más planas, y las hay de todo tipo: con solapa, con cremallera en la parte superior, con boquilla, estampadas, lisas, de charol, de polipiel… Todas ellas son cómodas y fáciles de llevar. Una de las formas más comunes de llevarlas es sujetarlas por la parte de abajo, pero aún así, también tenemos que tener en cuenta los detalles y hacer lo mismo que con los clutch y los minaudières. Además poseen asas bandoleras opcionales, algo que servirá de gran ayuda a la hora de necesitar las manos totalmente libres.

Captura de pantalla 2015-04-01 a las 13.57.38

Aclarado el tipo de bolso que vamos a llevar, ¿qué hacemos con este una vez lleguemos al evento?

Según el protocolo, es mejor llevar nuestro bolso de fiesta en la mano izquierda, ya que de este modo tenemos la mano derecha libre para saludar tanto a los invitados como a los anfitriones.

Una vez pasemos a la mesa, si el bolso no lleva cadena o asa, debemos ponerlo encima de nuestra misma silla, en la parte trasera. Hay casos en los que esto no se puede, bien por espacio o bien por miedo a que se caiga. De ser así ¡que no cunda el pánico! Siempre podremos ponerlo sobre nuestro regazo, por debajo de la servilleta.

En el caso de los minaudières, al ser pequeños y considerarse joyas, se permite ponerlos encima de la mesa, pero eso si, siempre a la izquierda del plato, al lado del platito del pan.

Ahora que ya sabéis cómo llevar vuestros bolsos y saber dónde los podéis poner una vez empiece la fiesta…¡Disfrutad de ellos! Y recordad aprovechar la variedad para poder elegir el que más se adapte a vuestro estilo y comodidad.

,

Disfruta en las bodas y comuniones con estos sencillos consejos

Ha llegado la época de las bodas y muy pronto empieza la de comuniones. Todas hemos asistido a alguna (o varias) y si algo sabemos es que debemos ir guapísimas porque así lo requieren este tipo de eventos. Pero una vez sentadas en la mesa ¿tenemos claro qué cubiertos debemos utilizar para cada plato? o ¿cómo debemos situarlos una vez hayamos terminado? o ¿qué pan debemos coger para no robar el de nuestro compañero/a de mesa? Tranquilas, que no cunda el pánico, hoy os dejamos algunos conocimientos básicos para que en ningún momento se os escapen estos pequeños pero importantes detalles.

Antes de empezar, y en referencia a nuestro modelito, debemos saber que se permiten vestidos y accesorios diferentes según si el evento es por el día o por la noche. Si se trata de una boda de día o una comunión debemos llevar un vestido corto (cada una lo corto que quiera) y como accesorios se permiten los tocados y pamelas. Si por lo contrario se trata de una boda celebrada por la noche, los vestidos deben ser largos y no se permiten ni tocados ni pamelas. Pero en ambos casos, algo que si está permitido y además se aconseja, es completar el look con un clutch o cartera de fiesta que resalte los detalles del vestido que se lleve para cada ocasión.

Centrándonos ya en el protocolo que debemos seguir una vez sentadas en la mesa que se nos haya otorgado, vamos a nombrar algunas de las cosas que debemos hacer para estar más cómodas en este tipo de fiestas:

Al sentarnos vemos que delante de nosotras hay un montón de cubiertos y copas, cada una con un tamaño y una forma diferente. En ese momento surgen las dudas, pero únicamente debéis estar tranquilas y empezar por el principio.

Poned sobre vuestro regazo la servilleta desdoblada para dejar libre el plato y evitar mancharos, que con lo monas que os habéis puesto debéis cuidar estos detalles, y saber que con los cubiertos se debe empezar desde a fuera hacia dentro. Es decir, para el primer plato usaremos los que más alejados estén del plato que nos han servido. Al terminar, bastará con situarlos juntos en un lateral, como si marcáramos las 4:20h en el plato, para indicar a los camareros/as que ya lo pueden retirar.

Si queremos pan para acompañar la deliciosa comida, debemos coger el que tengamos en el platito situado a la izquierda de las copas, nunca el del plato de la derecha, ya que de ser así le estaríamos robando el pan a nuestro compañero/a de mesa y eso no lo queremos hacer, ¿verdad?

¿Y las copas? Dependiendo de las bebidas que se vayan a servir, puede haber hasta 4 tipos diferentes. Lo más importante es saber diferenciar la de agua, la más pequeña que haya; la de vino, la cual tiene forma de tulipán y es más grande que la de agua; y la de champagne, que es más alargada y fina además de tener la base más larga que las anteriores.

Si respetamos estas pequeñas normas de protocolo y tenemos en cuenta que fumar entre plato y plato no está permitido, como tampoco el uso de palillos delante de todos los comensales, más que nada porque no es demasiado agradable, podremos disfrutar del evento al que se nos haya invitado porque nos será mucho más fácil actuar con naturalidad, sencillez y seguridad en nosotras mismas.

02190_HD